Juegos en peligro de extinción

Niños-jugando-montados-en-un-avión-de-juguete copia

En la era de las tecnologías me sorprende ver como van evolucionando los juegos de niños. Lo adictivo de las pantallas y lo cómodas que son a veces para nosotros los padres, las hacen imprescindibles.  Son un buen método para que un niño no te dé la lata en una tarde entera, pero me pregunto hasta que punto es bueno para ellos.

Es cierto que hay juegos educativos y enriquecedores, una amplia variedad de apps útiles para aprender a leer, para hacer puzzles…pero…¿que pasa entonces con los libros y los puzzles?

DSCF3051

No puedo evitarlo, los niños que pasan muchas horas jugando con tablets me parecen tristes, me refiero a sus rostros, me cuesta trabajo encontrar un niño jugando con un ordenador sonriendo, los veo en la calle, en los restaurantes…pero nunca sonríen y es que esta deshumanización de los juegos con los que pasan su tiempo me aterroriza.

Ahora que el tiempo fuera no es excusa, he visto oportuno hacer una pequeña reflexión sobre los juegos y tradiciones de toda la vida, juegos que ya es difícil encontrar en los patios de los colegios. Es cierto que hay que evolucionar, pero me da miedo la independencia y soledad de los juegos de pantallas.

IMG_8805

Hace ya algún tiempo que decidí desempolvar los juguetes de toda la vida, los juegos de mesa, las combas, los elásticos, ya están siempre rondando por casa. Me aburrí de ver el cuarto de juegos de mis hijos patas arriba y repleto de cajas enormes con juguetes nada valorados, juguetes caros y de mil piezas, que les dan apenas unas horas de diversión, ya que se pierden las piezas y ya no sirven, o simplemente pasa de moda el muñeco de la caja y ya no los quieren.

Enseñando a mis hijos a jugar a ellos, a estos juegos tradicionales he descubierto la facilidad de aprendizaje que ellos tienen y lo bien pensando que estuvieron estos juegos, que inventados hace años o siglos siguen encantando a los niños de hoy en día.

Captura de pantalla 2017-06-09 a la(s) 12.28.17

Otra de las cosas que me sorprendió es descubrir a mi hija haciendo trampa, si si, trampa, con los juegos de pantallas no pueden hacer trampa y no es que quiera educarlos en esa técnica, pero me parece que hacer trampa jugando a la Oca por ejemplo, debería ser un derecho universal de todo ser humano. 😉

Deja un comentario