Sopa Sana Sanita, Culito de Rana.

Seguro que en casa, teníais la clásica receta para cuando estabas malito, esa que ansiabas los días que te quedabas en cama en casa. Aún puedo recordar aquella sensación de quedarte en casa cuando todos estaban en el cole, quedarte en casa para que te mimara mamá (o papá, o la abuela) y presenciar medio extrañado, como un extra de la película como era la vida en casa un día normal, mientras tú se suponía debías estar en el colegio; recuerdo perfectamente aquella sensación.

Esta es una receta de esas que vas a usar una y millón de veces, una sopa para los grandes y sobre todo los pequeños, porque les va a encantar, les alimenta, reconforta y sobre todo les gusta.

 

Para cuando la tripa no funciona bien, o todo lo contrario, funciona, “demasiado bien”.  Para cuando algo ha sentado mal, para la resaca, para esos días que estás en cama y casi nada apetece o simplemente para entrar en calor o preparar una sopita diferente.

Una plato reconfortante y sobre todo digestivo y rica rica, rica.

Ingredientes:

4 cebollas

2 patatas

Sal

1 litro de Agua

Queso en Polvo

Opcional:

Pimienta

Jugo MAGGY

 

Estas cantidades son para unas 3 personas, pero puedes ir aumentando las cantidades en las mismas proporciones, siempre más cebollas que patatas, para mantener el efecto digestivo, diurético y curativo de este caldo.

Verás que es un caldo ligero, de textura algo gelatinosa, pero muy agradable de sabor. Es tan suave y fácil de tomar que es una manera ideal de que los pequeños tomen verdura.

Preparación:

Tan fácil como hervir las cebollas y patatas peladas en el litro de agua con sal durante unos 45 minutos. Pasados los 45 minutos tan solo nos queda pasar bien la sopa con ayuda de un robot de cocina o minipimer hasta que no quede ningún grumo.

En este paso si no es por motivos digestivos, puedes aderezar con algo de pimienta, algunas hiervas aromáticas tipo perejil o unas gotas de Jugo Maggy.

Deja un comentario