Mis Básicos en la cocina – Parte I

Queso Parmesano 

El famoso parmesano Reggiano, lo uso de todas las formas posibles, por supuesto rallado sobre la pasta o risottos y también me encanta en láminas en la pizza, o como aperitivo a trozos en una tablas sobre una hojas de rúcula y coronado por un chorrito de aceite de trufa. En mi nevera nunca falta parmesano en polvo y un buen trozo de parmesano para poder rallar en el momento de servir sobre los platos.

Aceite de Trufa.

Están de moda los aceites con sabores pero para mi sólo existe el aceite aceite y el aceite con sabor a Trufa al que me considero totalmente adicta. Suelo usar de la marca la española ya que la botella de 250ml apenas llega a 3€ y dura muchisimo. Lo uso sobre la pizza, con arroces, pastas e incluso en tostadas con mozzarela, tomate, orégano y aceite de trufa. Delicioso.

Salsa de soja.

Procedente de fermentar semillas de soja y un hongo. La salsa de soja contiene muchas propiedades y una rica variedad de nutrientes. Por lo que este condimento es muy positivo para nuestro organismo

Además de para lo obvio, los platos asiáticos, la uso para marinar carnes y pescados a la plancha, para dar algo de sabor a las sopas  y algunas salsas.

Sal en escamas.

Cristalitos de sal en forma de lámina (escamas) que van genial sobre las parrilladas de verduras y en los chuletones a la plancha.

Lo uso en ensaladas, tostadas y para salpimentar carnes y pescados, excepto para cocinar en guisos ¡la uso para todo! Incluso para hacer mantequilla salada casera.

 

Vinagre de Módena.

Para aliñar ensaladas y entonar algunas salsas, suelo usarlo en crema o reducirlo en una cacerola con mermelada de fresas para acompañar carnes. Me resulta mucho más digestivo que el vinagre de Jerez que por supuesto sigo usando en gazpachos y aliños.

 

Nata líquida.

Junto con la mantequilla es la base de casi el 100% de mis salsas, en mi nevera siempre hay nata liquida que uso también para aligerar el tomate frito para la pasta.

 

 

Deja un comentario