Pollo Mariposa: la mitad de tiempo, el doble de rico

Con la vuelta al cole llegan las prisas, los horarios y la preocupación de organizar menús y comidas sin pasar largas horas en La Cocina. Por eso voy a dedicar una serie de entradas a traeros trucos y tips para organizaros en La Cocina, tener algo siempre listo para comer incluso si se presentan invitados por sorpresa.

Para mí, mi cocina es mi espacio de paz, es donde me relajo y me encuentro a mi misma. Nada como amasar pan para quitarte el estrés y además comer sano y casero, pero como todo el mundo, a veces cocinar se me hace cansado y por eso tengo mis trucos para ahorrar tiempo y comer igual de rico.

Mi primer aliado en la cocina para trabajar menos es EL HORNO. El horno es ese maravilloso electrodoméstico, que en cuanto nos familiarizamos con el nos ayuda sin parar. Me encanta usar el horno porque es limpio, saludable y además gran parte del tiempo, cocina por tí. En casa es raro el día que el horno no se enciende.

Hoy os traigo una receta, en la que hay que hay tan sólo que preparar los ingredientes, con unos simples trucos, y que después además cocinada en el horno, quedará lista en la mitad de tiempo.

 

Ingredientes:

1 pollo entero

Sal y pimienta

1 pastilla de Avecren

2 cabezas de ajo

1 limón

1/2 vaso Aceite de Oliva Virgen Extra

2 cebollas

4 ramas de romero fresco

4 ramas de tomillo fresco

 

Preparación:

El secreto del pollo mariposa es su corte, consiste en quitar al pollo la columna vertebral con ayuda de un cuchillo y con un poco de maña. Con ayuda de los dedos la localizamos y hacemos dos cortes a los lados y a todo lo largo hasta que tirando un peligro podemos separarla por completo.

Quitar esta parte,  nos permite doblarlo de tal forma que está más en contacto con la bandeja y se hace en la mitad de tiempo.

Una vez tenemos el espinazo separado del pollo, le damos la vuelta y giramos muslos y alitas hacia dentro de tal forma que queda como si fuera una mariposa.

Una vez hemos preparado el pollo y ya lo tenemos cortado, es el momento de sazonarlo. Yo suelo hacer una especie de pasta para embadurnarlo con una cucharada de sal, una cucharadita de pimienta, 1 pastilla de Avecrem y dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra y con ayuda de las manos lo unto bien por dentro y fuera, especialmente por fuera para crear una costra deliciosa en el horno.

A continuación prepararemos la cama del pollo. En una fuente de horno previamente untada con aceite, colocaremos las 2 cebollas cortadas en rodajas gordas, (suelen salirme 3-4 rodajas por cebolla) las cabezas de ajo y el limón por la mitad y las ramas de hiervas aromáticas y un chorreoncito de aceite para culminar. Colocaremos el pollo encima de las verduras, por lo que quedará algo elevado del fondo y se creará una salsa deliciosa.Tan sólo nos queda meterlo en el horno y que se cocine solo durante unos 45 minutos a 200ºC con el horno previamente precalentado.

Podéis servirlo solo o con una guarnición de guisantes rehogados o como no, las riquísimas patatas, también preparadas en el horno. Prometo esa “receta truco” muy pronto.

Deja un comentario