Pan casero: Molletes

Imagino la cara que estáis poniendo de “¡Sí hombre! con el tiempo que yo tengo y me voy a poner a hacer pan”.

Pues precisamente puedes ahorrar tiempo, en ir a la panadería cada día por ejemplo, y además de ahorrar tiempo, yo he comprobado que ahorro unos 30€ al mes que no es moco de pavo. Y ahora que llega el otoño y pronto las tardes más frescas y las primeras lluvias, ¿que mejor plan que pasar una tarde amasando y tener pan casero para 15 días?.

Con la receta que os doy a mi me salen como 15 molletes, porque como mis niños aún son pequeños, les doy forma pequeñita y redonda para que les sea cómodo de comer. En una tarde suelo hacer dos o tres veces la receta, con lo que tengo pan para casi 15 días. Los congelo en bolsas de congelación y con sacarlos 10 minutos antes del congelador siempre tenemos pan cómo recién hecho.

Es una receta fácil, divertida y sobre todo no sabes que sensación ver que tú y tu familia tomáis pan casero, de ese que sabes todo lo que lleva. Se hace en dos partes, una masa pequeñita que funciona como masa madre y luego una mayor donde añadimos esa primera masa.

Ingredientes “Madre”:
-60 gr. leche
-10 gr. levadura fresca
-1 cta. postre azúcar
-100 gr. harina fuerza

Preparación de la masa madre:

Con la leche templada en un cuenco, añadimos la levadura y el azúcar y removeremos con un tenedor para disolver ambas cosas. Añadimos la harina y la leche y amasaremos hasta conseguir una bola compacta que meteremos en otro cuenco lleno de agua templada. La bola irá al fondo y cuando flote, estará lista. (unos 10 minutos)

Ingredientes resto de la masa:
-300 gr. agua (temperatura ambiente)
-500 gr. harina fuerza + espolvorear
-50 gr. aceite oliva
-1 cta. café colmada sal

Preparación resto masa:

Incorporar todos los ingredientes en un bol por el orden que se indica, a continuación añadir la bola de masa madre, bien escurrida y comenzar a amasar. Si lo hacéis de modo manual, tardaréis unos 10 minutos, amasar con energía con la palma de las manos. Para saber que está hacer una bola con toda la masa y presionar levemente con la llama de un dedo, si la señal del dedo desaparece significará que está lista.

TRUCO: Si quieres ahorrarte todo ese proceso de amasar, basta con añadir a la amasadora y listo, son unos 3 minutos, en thermomix por ejemplo 3 minutos, vaso cerrado, velocidad espiga, y puedes dejarlo reposar en el mismo vaso.

Ahora colocar en un bol grande previamente enharinado y tapar con un trapo limpio y dejamos reposar unos 45 minutos 1 hora hasta que doble su tamaño.

Pasado este tiempo, sacamos la masa y la amasamos un poco para darle forma de barra y cortar en porciones con forma de croquetones de unos 60gr. Espolvorear harina en la mesa y en las manos e ir dando forma de bolitas y aplastando con la palma de las manos en la bandeja (no los peguéis mucho porque doblan el tamaño y se pegarán). Tapar y dejar levar de nuevo otra media hora. Se pondrán regordetes y preciosos.

Pre-calentar el horno a 210º, calor arriba y abajo. Bajar la temp. a 180º, y hornear unos 12-15 minutos. Dejar enfriar sobre una rejilla y ya están listo para devorar o congelar.

En esta última foto ya están horneados, deben quedar blanquitos.

Deja un comentario