¡Lasaña el plato familiar por excelencia!

Mañana de domingo, sol, fresquito, primos, hermanos y familia en general, una mesa larga con un mantel de cuadros sobre el césped, una buena botella de vino tinto y una maravillosa lasaña. ¡No se me ocurre un mejor plan y un plato más familiar!

Cuando digo plato familiar, es que no se me ocurre un plato más rico, fácil y que guste a toda la familia que la lasaña. Gusta a niños y mayores y además de económica y cómoda, es ideal para cuando son muchos los que nos sentamos a la mesa a comer.

Con dejarla preparada el día antes,  tan sólo meterla en el horno y es éste el que se encarga de todo, y tú a disfrutar con los demás. Si la acompañas con un buen pan de ajo y un postre sencillo, tienes una comida de bandera super fácil.

Para mí es una de mis opciones principales cuando sé que vamos a ser bastantes a comer, es verdad que suelo prepararla cuando no somos más de 10 – 12, ya que a partir de ahí ya es algo incómoda de comer. Es ideal para una comida de Domingo todos sentados a la mesa, no para un evento mayor por supuesto.

Mi lasaña es completamente casera, desde la boloñesa hasta la bechamel, pero con este plato no hay excusa, ya que podéis comprar ambas preparadas y montar una super lasaña en 10 minutos y súper rica. Pero yo claro os aconsejo prepararla completamente Home made.

Ingredientes para 6-8 pax:

1/2 kilo de carne picada de cerdo

1/2 kilo de carne picada de ternera

sal y pimienta

1 bote 500ml de tomate frito

8 lonchas de queso.

Queso rallado para gratinar

1 cebolla

50 gr de Mantequilla, más la de untar la bandeja del horno

3 cucharadas de Aceite de Oliva Virgen Extra

1 paquete de Placas de lasaña (según tamaño fuente)

1 cucharada de Harina

un a pizca de Nuez moscada

250 ml de Leche

 

Preparación:

Comenzaremos preparando una boloñesa sencilla. Picamos las cebollas y las rehogamos con par de cucharadas de aceite en un sartén a fuego medio, una vez blanqueen, antes de dorarse, añadiremos las carnes, que previamente habremos salpimentado y la iremos dorando lentamente, removiendo para cocinarla toda bien y por igual. Una vez dorada, añadimos el tomate, orégano y albahaca y la dejamos cocinar unos 10 minutos a fuego medio (tapamos porque el tomate salpica muchísimo).

Preparamos una bechamel como indica la receta que publiqué hace algún tiempo y coceremos la pasta como indique el fabricante. Alguna no necesitan ni siquiera cocerlas, por lo que más fácil imposible.

Untaremos una bandeja en mantequilla y colocaremos por capas, pasta, carne, bechamel y cubrimos con lonchas de queso y comenzamos una nueva capa igual. Pasta, carne, bechamel y queso. Terminaremos con una capa de bechamel y cubrimos completamente con queso rallado para gratinar.

 

 

Deja un comentario