Plato principal,  Cenas,  carnes,  Sin categoría,  RECETAS

Solomillo al horno, cenas siempre listas.

Una de mis obsesiones últimamente son las cenas. Se me hacen cuesta arriba ya que estoy cansada y se me hace un mundo ponerme a cocinar. Sí que diga eso yo…pero así es y por eso os traigo una receta de solomillo al horno, cenas siempre listas.

“Dejar solucionadas las cenas de la semana con antelación me encanta y me da paz”.

Así que me estoy haciendo una experta en eso del Batch cooking, concretamente, para las cenas.

¿Habéis oído hablar del Bathcooking?, básicamente consiste en cocinar un día para tener comida para una semana, 15 días…depende, lo que te propongas.

Dentro de poco os hablaré más de él y os traeré recetas y contaré como me organizo en casa para cocinar el sábado y tener poco más que hacer el resto de la semana.

¡Batch cooking, la técnica que te permite tener comida toda la semana, cocinando sólo un día!

Bueno pues sin irme por las ramas os traigo una receta que dejo lista el sábado y puedo comer en cualquier momento de la semana, generalmente en la cena. Un solomillo al horno riquísimo y que os prometo sabe mucho mejor después de llegar a casa cansado y tener tan sólo que calentar.

Ingredientes

1 cinta de solomillo

Sal y pimienta

Especias al gusto (tomillo, orégano, romero, salvia…)

Lechuga

Vinagre de Módena

2 dientes de ajo

Aceite de Oliva Virgen Extra

 

Preparación:

Pelamos los ajos y los cortamos en cuatro mitades a lo largo.

Cogeremos el solomillo y con ayuda de un cuchillo haremos 8 ranuras a lo largo del solomillo en diferentes puntos, ranuras en las que después meteremos tiras de ajo, de modo que darán sabor a la carne desde el interior.

Hecho esto, lo que queda es tan fácil como cubrir el solomillo con la mezcla de sal, pimienta y las especias elegidas y colocar la pieza de carne en una bandeja de horno.

Cubrir con un chorreón de aceite de Oliva e introducir en el horno a 220 ºC durante unos 30 minutos.

No es necesario ni dar la vuelta ni nada. Pasado este tiempo sacamos del horno y cortamos y tomamos o dejamos enfriar fuera de la nevera y una vez a temperatura ambiente lo conservamos en la nevera hasta el momento de tomarlo.

Basta con sacarlo de la nevera y calentar un minuto en el microondas. Como habrá quedado algo cruda por dentro, quedará perfecta después del “calentón” en el horno y no quedará nada seca y tendréis la cena lista sin esfuerzo.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *